#CIAThaciadelante

Visiones de la sostenibilidad alimentaria futura

Andy Jarvis, Director, Área de Investigación en Análisis de Políticas

@ajarviscali

“La noción del pequeño agricultor – azadón en mano, arando la tierra – tiene los días contados. Muy pronto tendrán un teléfono inteligente en una mano y los controles de un dron en la otra”

Por qué Big Data revolucionará la agricultura

Recientemente en los campos en Nepal, muchos de los pequeños agricultores que visité se tomaron “selfies” conmigo en sus teléfonos inteligentes y las compartieron en los medios sociales. Hasta hace poco, esto mismo sucedía pero al revés.

Fue un momento de epifanía: si la revolución tecnológica ya ha llegado a los pequeños agricultores, la revolución de datos seguramente vendrá a continuación.

Y no podía ser más pronto. Un agricultor de maíz en Iowa en la actualidad usa datos sobre clima, fertilizantes, fechas de siembra y riego para tomar decisiones precisas sobre cómo producir alimentos. Estas decisiones ayudan a maximizar la producción y minimizar el riesgo.

Un pequeño agricultor o agricultora en África, Asia o América Latina, mientras tanto, solo tiene 40 oportunidades en toda su vida para perfeccionar sus operaciones agrícolas. Cada año modifican el sistema para ver qué funciona, esperando que la próxima temporada sea mejor.

Pero con cerca de mil millones de pequeños agricultores de repente incursionando en internet, todo eso va a cambiar. Su incursión va a impulsar la mayor reforma de la agricultura en una generación y ayudar a democratizar la agricultura de precisión.

Además romperá estereotipos. La noción del pequeño agricultor – azadón en mano, arando la tierra – tiene los días contados. Muy pronto tendrán un teléfono inteligente en una mano y los controles de un dron en la otra.

Las danzas de la lluvia también pasarán de moda. Mensajes de texto les dirán a los agricultores cuándo llegará la lluvia, en qué cantidad y qué variedad de cultivo tendrá el mejor desempeño en la próxima temporada.

Asimismo, los agricultores estarán empoderados en el mercado. La información fluirá en ambos sentidos a lo largo de la cadena de valor, con los teléfonos inteligentes conectando a los compradores directamente con los vendedores.

Además de los cultivos, una de las cosas más importantes que los pequeños agricultores producirán serán datos. Seguirán disfrutando una conexión especial con la tierra; pero compartiendo y recibiendo datos, también disfrutarán una conexión especial con una red mundial de modeladores, analistas y depuradores de números que transmitirán de vuelta recomendaciones personalizadas directo a sus teléfonos. La personalización es la palabra de moda en Silicon Valley; ¿por qué no en los Valles del Rift o Katmandú?

En el centro de todo esto estará la nueva Plataforma de CGIAR para Big Data en la Agricultura. Un lugar virtual para que algunos de los grandes nombres y grandes mentes en el mundo tecnológico y la ciencia agrícola se reúnan y extraigan conjuntos de datos para patrones, tendencias y anomalías mediante minería de datos. La plataforma ayudará a transformar los datos de las fincas en inteligencia, brindando nuevas perspectivas para impulsar la producción alimentaria, responder ante el cambio climático, enfrentar la malnutrición y proteger los ecosistemas.

Ahora mismo, el único límite es nuestra imaginación.

More visions