Un estudio de 2016 publicado en la revista Nature demostró que el carbono capturado por los árboles en tierras agrícolas podría ser cuatro veces mayor de lo que se pensaba. La investigación fue llevada a cabo por un equipo de científicos de varias organizaciones, incluido el CIAT.

Entre los años 2000 y 2010, la cobertura de árboles en tierras agrícolas aumentó en un 3% a nivel mundial, lo que produjo un aumento de 4.6 por ciento en carbono de biomasa. No obstante, si bien la importancia del carbono almacenado y capturado por los bosques es ampliamente reconocido y los cambios en la cobertura de la tierra bien monitoreados – ver por ejemplo Terra-i – el carbono almacenado por los árboles en tierras agrícolas debe medirse de una mejor manera.

Los beneficios de aumentar la cobertura de árboles en tierras agrícolas van mucho más allá de la captura del carbono. Los árboles aumentan la materia orgánica en el suelo y mejoran la salud de las tierras, logrando que las fincas sean más resilientes a los eventos climáticos extremos. Además ayudan a proteger los suelos de la erosión, y los productos arbóreos como las frutas y las nueces contribuyen a la seguridad alimentaria, los ingresos y a dietas más diversas.

Dado que los árboles permanecen en el suelo durante muchos años, su biomasa contribuye a un aumento del carbono en el largo plazo. Sembrar más árboles en tierras agrícolas podría ser una ruta significativa para aumentar la captura de carbono, en la superficie y en el subsuelo.

Terra-i detecta cambios en la cobertura de la tierra ocasionados por las actividades humanas en casi tiempo real, produciendo actualizaciones cada 16 días. Actualmente opera para toda América Latina y se estará expandiendo durante el próximo año para cubrir toda la zona de los trópicos.

Sitioweb

¿Qué sigue?

  • Aumentar el carbono en el paisaje implicará el mapeo de paisajes y usar datos específicos por sitio para orientar a los tomadores de decisiones acerca de en dónde invertir en ciertas prácticas de manejo en vez de otras, como cuáles tierras agrícolas pueden sostener más árboles.
  • Se necesitan más investigaciones para identificar los factores determinantes del cambio en el uso de la tierra a escalas regional, nacional y subnacional, para desarrollar políticas que eleven la captura de carbono en las tierras agrícolas, beneficiando a los agricultores y a la sociedad en su conjunto.