Más períodos secos intensos y lluvias están favoreciendo la propagación de plagas y enfermedades que podrían amenazar la industria de miles de millones de dólares de la yuca y la seguridad alimentaria en el sureste de Asia, según un estudio liderado por el CIAT y publicado en Pest Management Science.

El estudio presentó la valoración más actualizada de las amenazas de plagas y enfermedades en los campos de yuca de la región, con datos de 430 sitios, reunidos por científicos.

En particular, descubrieron que la enfermedad de la escoba de bruja de la yuca ha llegado a Filipinas, Vietnam, Camboya, Laos y Tailandia. Esta enfermedad, que se cree fue propagada por un insecto hasta ahora desconocido, puede reducir los rendimientos hasta en un 60%, y sus síntomas se encontraron en dos tercios de los campos estudiados. El piojo harinoso de la yuca, una plaga que siguió a la yuca desde su centro de origen en Suramérica y que también puede afectar los rendimientos, se encontró en el 70% de los campos.

Síntomas de la enfermedad de la escoba de bruja de la yuca se encontraron en dos tercios de los 430 campos estudiados; la plaga del piojo harinoso se encontró en el 70% de los campos.

“Una serie de factores han disparado la explosión de plagas y enfermedades en los campos de yuca del sureste de Asia, incluidas la variabilidad climática y la frecuencia variable de sequías”, afirmó Kris Wyckhuys, entomólogo del CIAT y uno de los autores del informe. “Además encontramos que algunas plagas y enfermedades son problemas mucho peores de lo que pensábamos, y lo que es inquietante es que ya se han propagado a más sitios de los que creíamos. Por lo tanto, es vital que actuemos ahora para salvaguardar la seguridad alimentaria, el bienestar de los agricultores y la sostenibilidad de las industrias rurales en el largo plazo”.

La yuca es la tercera mayor fuente de calorías en el sureste asiático después del arroz y el maíz, y brinda sustento para aproximadamente 40 millones de personas en la región. Este cultivo – producido principalmente por pequeños agricultores – es la base de un mercado regional de US$5 mil millones en almidón, utilizado para fabricar productos que incluyen desde papel hasta biocombustible. En Indonesia, la yuca es además un alimento de primera necesidad.

“Se requiere una acción urgente ahora mismo para enfrentar la escoba de bruja de la yuca, en especial en Camboya y Vietnam central, y para poner un alto a la propagación del piojo harinoso de la yuca en Indonesia, lugar donde está avanzando hacia zonas en donde la yuca es un cultivo primordial para la seguridad alimentaria”, agregó Wyckhuys.

El estudio hizo un llamado a un manejo integral de plagas, incluidos controles más estrictos sobre el traslado de estacas de yuca, que pueden albergar plagas y enfermedades. El control biológico, que incluye el uso de insectos que sean enemigos naturales del piojo harinoso para tratar de contener epidemias, también fue recomendado, junto con más investigación para encontrar formas de impulsar la salud natural de los agroecosistemas en general.

El control biológico ya es una realidad en el sureste de Asia, con liberaciones de la avispa asesina, Anagyrus lopezi, en Tailandia, Vietnam e Indonesia en años recientes para combatir infestaciones del piojo harinoso. Las avispas han reducido drásticamente las poblaciones del piojo harinoso en Tailandia y el sur de Vietnam, pero los investigadores han notado que, en áreas con sequía prolongada y baja fertilidad del suelo, las avispas son menos efectivas. Por otro lado, algunos productores han continuado usando insecticidas, que terminan matando igualmente a los insectos benéficos.