El desafío

En el occidente de Honduras, más del 60% de la población vive con menos de US$2 por persona por día, y la mayoría de los agricultores practican la agricultura de subsistencia irrigada por lluvia. El acceso variable y limitado al agua restringe la producción agrícola y el alivio de la pobreza. El efecto de la variabilidad y el cambio climático en los patrones de lluvia exacerba la vulnerabilidad del sistema agrícola.

El Gobierno de Honduras necesita extender sus sistemas de riego para pequeños agricultores a fin de disminuir las pérdidas agrícolas y reducir su vulnerabilidad ante la pobreza. Sin embargo, la información sobre el suministro de agua en el área es limitada, lo cual dificulta la implementación de sistemas de riego eficientes.

El rol del CIAT

En 2015 y comienzos de 2016, los investigadores del CIAT respondieron a esta necesidad desarrollando AGua para RIego (AGRI), una herramienta automatizada para resolver la captación de agua, que puede ser extrapolada a cualquier país afectado por la escasez de agua. Esta herramienta puede ser usada por los tomadores de decisiones para determinar geográficamente sitios para inversiones agrícolas y el manejo del agua.

AGRI es una herramienta geoespacial que analiza la disponibilidad de los recursos hídricos por medio del uso simultáneo de imágenes satelitales, modelos matemáticos, software y mapeo digital. Identifica las fuentes de agua de la superficie para proyectos de riego de pequeña escala; puntos potenciales de toma de agua y sitios para el acopio de agua lluvia, y muestra opciones de rutas viables para transportar agua por medio de la gravedad (sin utilizar combustibles fósiles) desde la fuente hasta donde será utilizada. La herramienta muestra también las condiciones de uso del suelo y la cobertura de vegetación en un área de drenaje donde se ubican proyectos potenciales, brindando información básica para actividades de manejo.

¿Qué ha cambiado?

En abril de 2016, 33 participantes de 15 instituciones participaron en un taller de formación de capacidades en la EAP Zamorano para aprender el uso de la herramienta. Veintidós participantes se unieron a los investigadores del CIAT a través de una red virtual para responder preguntas y resolver dudas sobre el uso de la herramienta.

Actualmente cuatro importantes organizaciones de la industria utilizan la herramienta para identificar puntos de toma de agua, sitios para cosecha de agua lluvia y rutas apropiadas para sistemas de riego y acueductos. Alrededor de 250 posibles sitios para cosecha de agua y toma de agua proveniente de los arroyos han sido identificados con AGRI. Antes de AGRI, los técnicos de estas organizaciones se demoraban más de dos meses para identificar un solo punto por medio de reconocimiento de campo y un proceso de prueba y error, costoso e ineficiente.

La retroalimentación obtenida de diferentes grupos interesados ha demostrado satisfacción con la herramienta AGRI, ya que les permite ahorrar tiempo y reducir la incertidumbre de posibles sitios para trabajos con agua. Por ejemplo, Fintrac está utilizando la herramienta en el diseño de acueductos locales para las comunidades de escasos recursos.

La implementación de AGRI, con un grupo de tomadores de decisiones (desde universidades hasta agencias de desarrollo), es un claro ejemplo de cómo la colaboración puede llevar a una expansión exitosa de las herramientas de desarrollo para el beneficio de los pequeños agricultores.