Diversidad de yuca

El CIAT conserva la mayor y más diversa colección de yuca (Manihot esculenta) del mundo.

Para las personas que no consumen yuca, o para quienes la conocen como tapioca almidonada, puede resultarles una sorpresa que casi 500 millones de personas en África y América Latina y el Caribe dependan de este cultivo de raíces para su alimentación, y que millones de agricultores de Asia la siembren para mercados industriales. Los que dependen de la yuca para su alimentación y obtención de ingresos también dependen de su diversidad.

La yuca puede resistir condiciones hostiles, lo que la convierte en un cultivo confiable en entornos difíciles y clave para contribuir a que los pequeños agricultores se adapten al cambio climático. En África subsahariana, este cultivo de raíces robustas le restará importancia a los aumentos previstos de temperatura de hasta 2 grados centígrados hacia 2030 – y podría incluso ser más productivo gracias al cambio climático. A pesar de poder producir sus raíces ricas en almidón en suelos deficientes y con poca agua, la inversión en la investigación en yuca ha sido reducida por décadas de investigación en alimentos de primera necesidad mejor conocidos, como arroz, trigo y maíz.

Al estudiar y usar la diversidad de yuca en el CIAT, tenemos la oportunidad de maximizar el potencial de este cultivo. Por ejemplo, los científicos especializados están trabajando para mejorar la tolerancia a la sequía y al frío para apoyar la expansión de la producción de yuca hacia zonas más secas de África subsahariana, y partes más frescas del sur de África. Científicos de todo el mundo también recurren a la colección de yuca del CIAT para mejorar la nutrición, y fortalecer y desarrollar nuevas maneras de protegerse contra el talón de Aquiles de la yuca: las plagas y enfermedades.

#CropsInColor

Accesiones

Clones de M.esculenta

Genotipos de especies silvestres conservadas in vitro

Países de origen

Distribución de germoplasma de yuca del CIAT desde el 1979

6.492 accesiones (43.458 muestras) distribuidas a 84 países

La distribución de estos materiales es posible gracias al proceso de limpieza y diagnóstico de virus y enfermedades, que garantiza que los materiales estén libres de tres virus: el virus del mosaico común de la yuca, el virus X de la yuca y la enfermedad cuero de sapo.

Copias de seguridad

No existen copias de seguridad de germoplasma de yuca en la Bóveda Global de Semillas de Svalbard. La conservación de yuca requiere de un banco de germoplasma que no esté enterrado en el permahielo ártico, sino de un “banco vivo” como el de la sede principal del CIAT en Colombia. Muchas de las variedades conservadas en el CIAT ya no existen en la naturaleza ni en los campos de los agricultores. Esto pone en riesgo no solamente la colección, sino también la seguridad en alimentación e ingresos de millones de agricultores y consumidores de escasos recursos.

Para ayudar a asegurar que la colección de yuca de la humanidad sea conservada, para siempre, el CIAT cuenta con una alianza con el Centro Internacional de la Papa (CIP) en Lima, Perú. En tanto lo permiten los recursos limitados, los científicos del CIAT conservan germoplasma de batata, mientras que los socios en el CIP guardan copias de seguridad de la colección de yuca del CIAT.

Nuestro impacto

En la actualidad, 48 variedades de yuca relacionadas con el CIAT en programas nacionales de mejoramiento se siembran en más del 40% de la zona yuquera total del sureste asiático. Según estimados de 2015, la adopción de variedades mejoradas resultado de la investigación en la que participan el CIAT y socios nacionales ha llegado a casi el 100% en Tailandia y más del 90% en Vietnam.

En 2003, el CIAT y sus socios liberaron una nueva variedad de yuca (con el nombre de Nataima-31), que ha sido mejorada para conferirle alta resistencia frente a la mosca blanca, altos rendimientos y buenas cualidades de cocción. Ha logrado rendimientos de 33 t/ha, superando la variedad de los agricultores regionales en el departamento de Tolima, Colombia, sin aplicaciones de pesticida. Nataima-31 es cultivada actualmente a nivel comercial en varias zonas de Colombia, Ecuador y Brasil.

Datos del Centro de Genoma de la Yuca han sido usados para filtrar e identificar rasgos de resistencia genética al añublo bacteriano de la yuca (CBB), una enfermedad destructiva que causa pérdidas en rendimientos de hasta el 75% en algunos países africanos. Una vez identificados estos rasgos, podrían usarse para desarrollar variedades comerciales de yuca resistentes al añublo.

Se estima que los ingresos acumulados por los productores de yuca en Tailandia provenientes de la variedad KU 50, entre 1993 y 2011, totalizaron US1.56 mil millones.

El banco de germoplasma del CIAT contiene aproximadamente 30 especies de parientes silvestres de yuca. Más del 50% de estas especies han sido utilizadas por mejoradores en todo el mundo para producir variedades de yuca con más proteína y mayor resistencia a la sequía y enfermedades.