Influenciando la política climática en Asia

por Godefroy Grosjean, líder del Eje de Políticas Climáticas

[TheChamp-Sharing url="https://ciat.cgiar.org/annual-report-2017-2018/#overlay-305431"]

Una desarticulación entre lo que dice la ciencia y lo que las políticas apoyan (o no apoyan) ha sido tema de debate desde que tenemos memoria. El “cambio climático” no escapa a esta brecha entre la ciencia y las políticas, primordialmente por la falta de comunicación efectiva entre los científicos, los formuladores de políticas y los líderes del sector privado.

[TheChamp-Sharing url="https://ciat.cgiar.org/annual-report-2017-2018/#overlay-305431"]

Esta fue la observación que originalmente nos llevó a crear el Eje de Políticas Climáticas (CPH, por sus siglas en inglés). Cuando lanzamos el CPH en abril de 2017 para trabajar en Asia, nuestro referente era el deseo de brindar una plataforma de comunicación y colaboración entre los investigadores, formuladores de políticas y el sector privado acerca del trabajo en torno a la agricultura sostenible adaptada al clima. En ese momento, no teníamos idea de cómo evolucionarían posteriormente sus estructuras o mecanismos de funcionamiento. Lo único que sabíamos era que necesitábamos hacer más por el conocimiento científico en el cambio climático para alimentar las políticas climáticas e influenciar la acción en el terreno.

Durante los últimos 12 meses, hemos visto algunos avances fascinantes en el trabajo del CPH. De trabajar inicialmente con gobiernos del sureste asiático – Vietnam, Filipinas – hemos ampliado nuestro alcance en el sur de Asia, empezando con una serie de perfiles de agricultura sostenible adaptada al clima (ASAC) para Bután, Nepal, Pakistán y Bangladesh. Tras el trabajo en Bangladesh, unimos esfuerzos con el Banco Mundial para desarrollar un modelo económico agrícola para apoyar su proyecto de Plan de Inversión Sostenible Adaptado al Clima. En cuanto a las estructuras, hemos establecido un Consejo de Alianzas creciente conformado por diversas instituciones – la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Banco Mundial, Grow Asia y el Consejo Empresarial Mundial para el Desarrollo Sostenible – para asesorar el CPH en una agenda de investigación oportuna y relevante, así como sobre formas de interactuar eficazmente con los sectores público y privado.

Por simples estadísticas demográficas y su etapa actual de desarrollo, Asia es altamente vulnerable a los impactos del cambio climático en la agricultura y al mismo tiempo una región que contribuye una cantidad enorme de emisiones de carbono. Se debe transformar la forma en la que ejercemos la agricultura si queremos garantizar la seguridad alimentaria de cientos de millones de personas en esta región. Para ello, necesitamos mejorar la articulación entre ciencia y políticas, evidencia y acción. Y esa es la misión del Eje de Políticas Climáticas.