Blindando la agricultura contra el clima: el caso de la caficultura en Vietnam y el cacao en Ghana e Indonesia

[TheChamp-Sharing url="https://ciat.cgiar.org/annual-report-2017-2018/#overlay-305456"]

El cambio climático es una seria preocupación para las compañías que comercian chocolate y café.

Investigaciones del CIAT han revelado que un aumento previsto en la temperatura anual de más de dos grados centígrados hacia 2050 reducirá la aptitud de ciertas áreas para producir cacao y café, y en algunas ocasiones hará que no sean aptas para su cultivo.

Sin embargo, si bien el cambio climático afectará radicalmente la producción de cacao y café en varias regiones del mundo, desde ya se pueden empezar a tomar acciones.

Logrando una agricultura sostenible adaptada al clima en las fincas cacaoteras en Ghana

Un consorcio, en el que participan el CIAT, el Instituto Internacional de Agricultura Tropical (IITA), Rainforest Alliance, Root Capital y Sustainable Food Lab, está ganando terreno para asegurar que el cultivo más importante de Ghana – el cacao – sobreviva, prospere e incluso contribuya a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero.

Según proyecciones, se espera que el cambio climático altere dramáticamente el paisaje de la agricultura de cacao en el país del oeste de África – actualmente uno de los mayores productores de este cultivo en el mundo. Países que producen una porción significativa del cacao hoy por hoy, como Sunyani en el occidente del país, es probable que dejen de ser aptos para la producción de cacao hacia 2050 como consecuencia de las temperaturas en aumento y la variabilidad en los patrones de precipitación.

Una postura proactiva es particularmente importante para los cultivos sensibles al clima como el cacao, cultivo del que dependen cientos de miles de pequeños agricultores en el país como principal fuente de ingresos.

“Las personas […] no consideran que incluso si tuviéramos disponibles en la actualidad variedades de cacao tolerantes al calor y a la sequía, y un sistema para distribuirlas a los agricultores, reemplazar las plantaciones existentes demoraría más de 20 años. Pero no contamos con estas variedades, y no contamos con un sistema tal. Por tal motivo, es vital que examinemos las prácticas de la agricultura sostenible adaptada al clima que se puedan implementar de una manera rápida y efectiva”, afirma Christian Bunn, becario de investigación en el CIAT.

Bajo el Programa de Investigación de CGIAR en Cambio Climático, Agricultura y Seguridad Alimentaria (CCAFS), liderado por el CIAT, expertos produjeron distintos paquetes de prácticas sostenibles adaptadas al clima, dependiendo de las necesidades de fincas específicas. Algunas fincas necesitarían sembrar más árboles para proporcionar la sombra necesaria para las plantas de cacao, mientras que otras podrían no tener otra opción más que sembrar otros cultivos.

Los paquetes son parte de la capacitación que Rainforest Alliance brindará a los cacaoteros de ahora en adelante. Adicionalmente, Rainforest Alliance está colaborando con la Fundación Mundial del Cacao (WCF) para desarrollar una serie de complementos para capacitación en prácticas sostenibles adaptadas al clima usando los paquetes de CCAFS.

Asimismo, tras un impulso por parte de Rainforest Alliance, se creó un grupo informal de trabajo sobre acción frente al clima en la agricultura enfocado en la agricultura sostenible adaptada al clima (ASAC) dentro de la Alianza ISEAL, la asociación mundial de organizaciones que certifica a las fincas por cumplir con estándares deseables a nivel ambiental, social y económico. El grupo de trabajo es el primero que conforma ISEAL en relación con el cambio climático.

Este hito constituye otro paso hacia el objetivo del consorcio de llegar a 800.000 productores de cacao en Ghana para evitar lo que podría ser un escenario devastador para la industria en las próximas décadas.

Ayudando a Vietnam a diseñar una estrategia nacional para el café en tiempos de cambio climático

La industria del café de Vietnam satisface aproximadamente a un 40 por ciento de la demanda mundial de Robusta. El café Robusta tiene un sabor más amargo y marca un menor precio que el Arabica, y los tostadores de café a menudo lo usan como relleno para otros productos del café o para mezclarlo con el Arabica para lograr un espresso más fuerte.

En general, los agricultores vietnamitas utilizan cantidades bastante grandes de fertilizantes y agua y eliminan los árboles de sombra. De esa forma, pueden producir y vender vastas cantidades de café, compensando así el precio inferior del Robusta. Vietnam es, hoy por hoy, el mayor productor de café por hectárea del mundo, con 2.4 toneladas. El segundo es Brasil, con 1.4 toneladas por hectárea.

El riego excesivo, la sobreutilización de fertilizantes y la falta de árboles de sombra implican un costo. Según investigaciones del CIAT, las fincas cafeteras en Vietnam enfrentan la posibilidad de no contar con suficiente agua para riego y la decadencia de la salud del suelo en el futuro. Nuestras proyecciones además muestran que ciertas regiones caficultoras están perdiendo aptitud para el cultivo del café y que algunas en un momento dado dejarán de ser aptas en 20–30 años. Agreguemos a eso eventos climatológicos como las sequías – la sequía de 2015–2016 fue descrita como la más prolongada en los últimos 90 años – y podría generarse una catástrofe para la industria.

En respuesta, grupos interesados del sector se han reunido bajo “café & clima” (c&c), una iniciativa mundial fundada en 2010, que agrupa actores de los sectores privado y de desarrollo e investigación para abordar retos planteados por la variabilidad de las condiciones climáticas para toda la cadena de valor del café. En Vietnam, funciona a través de Hanns R. Neumann Stiftung, o HRNS, la fundación de uno de los creadores de la iniciativa y la compañía de comercialización de café más grande del mundo, Neumann Kaffee Gruppe.

HRNS ha sido instrumental en promover que el gobierno, en particular el Ministerio de Agricultura y Desarrollo Rural, desarrolle una estrategia nacional de cinco años que contribuya para que el sector cafetero se adapte y mitigue los riesgos del cambio climático. Es la primera vez que Vietnam emprende la estrategia.

La estrategia se encuentra actualmente en sus primeras etapas de desarrollo tras una serie de entrevistas con todos los actores importantes de la industria – agricultores, proveedores de insumos, tostadores de café, mejoradores de café, comercializadores y el certificador de sostenibilidad UTZ/Rainforest Alliance – las cuales permitieron identificar áreas y acciones requeridas para asegurar que la caficultura en Vietnam siga siendo viable en las próximas décadas.

El CIAT forma alianza con empresa de confitería Mondelez en Indonesia

Indonesia es el mayor productor de cacao fuera de África occidental. Las proyecciones del CIAT sobre la aptitud climática futura para el cacao pronostican cambios fundamentales: si bien Indonesia seguirá siendo un país ampliamente apto para la producción de cacao, las regiones actuales de producción enfrentarán altos requerimientos de adaptación para mantener las áreas cultivadas actualmente.

Esto es una “seria preocupación para el futuro”, comentó Mondelez International, propietaria de las marcas de confitería Oreo, Cadbury y Toblerone, en un documento de posición que dio a conocer el año pasado.

En 2012, Mondelez montó Cocoa Life, cuyos programas se expandieron a Indonesia en 2013, prometiendo invertir US$400 millones hacia 2022 para garantizar la sostenibilidad de la producción de cacao y mejorar el bienestar de las personas y sus comunidades dentro y a lo largo de su cadena de suministro. Al hacerlo, esperan poder satisfacer la demanda creciente de chocolate.

Científicos del Eje de Políticas Climáticas del CIAT están trabajando con Mondelez para ayudar a lograr este objetivo. Están estudiando las diferentes amenazas que enfrentan los cacaoteros debido al cambio climático y cómo estas amenazas se relacionan con la deforestación. En particular, están explorando el uso de Terra-i, herramienta del CIAT que emplea imágenes satelitales, para monitorear los cambios en la cobertura de la tierra en las áreas productoras de cacao, e investigando los tipos de árboles de sombra que pueden capturar y reducir emisiones de carbono.

Los resultados de esos estudios guiarán decisiones sobre las prácticas agrícolas sostenibles adaptadas al clima que se pueden priorizar en el área de Cocoa Life en la provincia de Lampung, y eventualmente en todas las comunidades productoras de cacao.

Fotos: Nguyen Duy Nhiem y Neil Palmer, CIAT